Joshua Brings Down the Walls of Jericho – Joshua 6:1-27

 

Summary:

Joshua could see that the city of Jericho was heavily locked down (v.1), but God asked him to look at the fear that caused them to lock it down and “see” it as already conquered (v.2). When Joshua and Caleb had seen that fear earlier, they told Moses, “Their defence is departed from them” (Num.14:9). God wanted Joshua to see Jericho as completely defenseless!

God’s plan to bring down Jericho’s wall with a “trump” (Josh.6:3-5) would have reminded Joshua of God’s promise in Numbers 10:9. Telling Joshua to walk around the city 7 times on the 7th day (Josh.6:4) wouldn’t have broken the sab-bath. Most Jews thought walking was work, so they said you could only walk 1-2 miles on the sabbath (cf.Acts 1:12). We know it wasn’t, for the Lord told the man He healed to walk and carry his bed (John 5:8,9). The Jews here were actually resting from the work of conquering Jericho, letting God do it instead!

God hadn’t said anything about “armed” men (Josh.6:6,7) but these men were the tribes who volunteered to lead the charge against Canaan (Josh.1:12-14;4:12,13).

Joshua only told the Jews what they needed to know for that day only, but they obeyed and left the rest to God—and so should you!

Joshua didn’t want them to let anything proceed out of their mouths (Josh.6:8-10) because they’d probably talk about how they would conquer the city if they were in charge, and then they’d have to back it up by doing it (Num.30:2). Joshua wanted them to think about the words that just proceeded out of God’s mouth instead (Deut.8:3), and so should you!

God told the Jews to “shout” because God had given them the city before it happened. That’s because the Jews knew God calls things which be not as though they were (Rom.4: 17), like when He called Abraham a father before he was one (v.18-21). That explains why God says you are already glorified” (Rom.8:29,30), and you already “have” an eternal house in heaven (IICor.5:1), even though God plans to change your present body and make it eternal (Phil.3:20,21).

Rahab was blessed because she tried to help the Jews obtain their land (Gen.12:3; Num.24:5,9), but the people of Jericho were “cursed” (6:17) because they built a fortress to keep Israel out. Their belongings were also cursed (Josh.6:18).

It wasn’t wrong for God to tell the Jews to pillage the city and take their possessions (6:19) because He owns all the world’s gold and possessions (Pr.24:1,2; Hag.2:7,8).

Rahab and her family were spared, but Gentiles were treated like lepers (Josh.6:20-23cf.Lev.13:45,46), even if they believed on God (Acts10:26,28). That didn’t change until God revealed the mystery to Paul, “that the Gentiles should be fellowheirs” with the Jews, i.e., equal heirs (cf.Zech.13:6,7).

Jericho had to be burned because it was a type of Antichrist’s Babylon (Josh.6:24cf.Rev.17:16). Babylon is the city the beast will set up to try to keep God from establishing His kingdom in Israel, just as Jericho was built to try to keep Israel from establishing this type of God’s kingdom in Israel.

“Jericho” means city of palm trees (Deut.34:3;IIChron.28: 15), and palms were associated with the kingdom (Mark 11:7-10). God taught those Jews to make that association with the feast of tabernacles. That last feast on Israel’s calendar year was joyful (Lev.23:33,34,40), a type of the last thing God will ever do, establish a joyful kingdom.

Remember how God predicted Babylon would fall and never rise (Jer.51:64)? God said Jericho should never be rebuilt (Josh.6:25,26). A man tried, but it cost him dearly, just as Joshua said it would (I Kings 16:29-34).

Padre a padre

Probablemente la pregunta más común de un niño de siete años es: “¿Qué quieres ser cuando seas grande?” Por lo general, el que pregunta debe recurrir a una forma de interrogatorio: “médico, abogado, policía; ¡Lo sé, un bombero! Estas son ciertamente profesiones nobles, pero ¿por qué casi nunca se alienta a los niños a ejercer el ministerio? ¿Es la obra del Señor menos significativa? ¿Son los llamamientos de pastor, evangelista, misionero y consejero cristiano indignos de la consideración de nuestros hijos? Los padres hacen bien en recordar que no hay mayor vocación en la vida que el servicio del Señor.

Tristemente, nuestros jóvenes están tan precondicionados para aspirar a profesiones mundanas que ni siquiera consideran el ministerio como una opción viable. La madre de Timoteo no tenía forma de saber si Dios llamaría a su hijo al servicio de tiempo completo. Pero para su crédito, ella entrenó a Timoteo desde que era un niño pequeño en las Escrituras para prepararlo para las cosas del Señor. Poco después de su conversión a Cristo, fue llamado al ministerio, donde libró a muchos de una eternidad sin Cristo (2 Timoteo 1:6).

“Honra a tu padre ya tu madre; (que es el primer mandamiento con promesa), para que te vaya bien, y seas de larga vida sobre la tierra” (Efesios 6:2-3).

Hay dos beneficios cuando los hijos honran a sus padres. Pablo comienza declarando, “para que te vaya bien”. En resumen, si un hijo honra a sus padres, tendrá una buena conciencia de que ha hecho lo correcto por ellos y también ha glorificado a Dios. El segundo beneficio es la promesa de años prolongados a la que se refiere la frase, “larga vida sobre la tierra”. Esto no quiere decir que todos los jóvenes que mueren a temprana edad deshonren necesariamente a sus padres. Significa que escaparán de muchas de las trampas de la vida que podrían acortar sus vidas.

Todos los padres deberían considerar llevar a sus hijos de diez, once y doce años a una misión de rescate. He predicado varias veces en la Pacific Garden Mission en Chicago y la experiencia me ha conmovido profundamente. Eres testigo de primera mano de cómo los pecados de inmoralidad, alcoholismo, juego y abuso de drogas destruyen vidas. Afortunadamente, muchas de estas pobres almas han llegado a conocer a Cristo, pero deben vivir con las consecuencias de su desobediencia.

Durante esos años formativos, necesitamos animar a nuestros jóvenes a buscar el rostro del Señor en cuanto a qué área del servicio cristiano el Señor podría utilizarlos.

¡Qué pequeños somos!

Justo detrás de mí, en la cola del supermercado, había dos niños pequeños. Me di cuenta de que el mayor seguía mirándome y luego bajando la mirada a su hermano varias veces seguidas. Finalmente, dando un codazo a su hermanito y señalándome, dijo: “¡Oye, Joey, mira qué pequeño eres!”.

Aquellos que me han visto en carne y hueso saben que no soy exactamente pequeño, físicamente, y puedo imaginar fácilmente que, parado junto a estos pequeños, ¡los hice parecer pequeños en verdad!

Pero todo esto se refería solo a lo físico, y cuando salí de ese supermercado, comencé a preguntarme: “¿Qué tan grande eres, en realidad, a los ojos de Dios?” Pensé en el Salmo 8:3,4, donde David reflexionó sobre la misma pregunta:

“Cuando contemplo tus cielos, obra de tus dedos, la luna y las estrellas que tú formaste; ¿Qué es el hombre para que te acuerdes de Él…?”

Sin embargo, somos tan importantes para el corazón de Dios que Él entró en la corriente de la humanidad, por así decirlo, y se hizo uno de nosotros en Cristo, Hijo de Dios e Hijo del Hombre. ¿Por qué? Hebreos 2:14,15 nos da una razón importante:

“…para destruir por medio de la muerte [Su muerte por nuestros pecados] al que tenía el imperio de la muerte, es decir, al diablo, y librar a todos los que por el temor de la muerte estaban toda la vida sujetos a servidumbre.”

Además, por insignificantes que seamos en nosotros mismos, Él nos usaría poderosamente para Su gloria porque, según I Cor. 1:27,28, Él ha “elegido” a los “necios”, a los “débiles”, a los “viles”, a los “despreciados” y a los que “no son” para cumplir Sus propósitos y desbaratar los planes de los grandes del mundo.

¿Por qué el silencio?

“Y los espíritus inmundos, cuando le vieron, se postraron delante de Él y dieron voces, diciendo: Tú eres el Hijo de Dios.

“Y les mandó estrictamente que no le diesen a conocer” (Marcos 3:11,12).

¿Alguna vez te has preguntado por qué el Señor no quería que estos “espíritus inmundos” lo dieran a conocer? Creemos que fue porque Él no quería que gente como ellos les contara a otros acerca de Él. Es decir, Él sabía que el testimonio de tales criaturas pecaminosas e inmundas lo lastimaría, no lo ayudaría. Él ya tenía suficientes personas pensando que estaba “confabulado” con los demonios (Mateo 12:22-24). Si la gente escuchó a los demonios testificar de Él, bueno, ¡ese no era exactamente el tipo de testimonio que Él necesitaba!

A menudo nos preguntamos si el Señor siente lo mismo hoy cuando en lugar de espíritus inmundos, los creyentes inmundos testifican a otros acerca de Él. No estamos sugiriendo que solo los santos que obtengan “A” en conducta deben ser testigos, porque ninguno de nosotros es perfecto. Tampoco estamos diciendo que Dios no puede usar el testimonio de hombres pecadores, porque si Él puede usar el burro de Balaam para hablar Sus palabras, ciertamente puede usar a los creyentes carnales. Pero no podemos dejar de pensar que si Dios “tuviera sus preferencias”, preferiría usar a un santo que se haya purgado de la inmundicia y sea “único para el uso del Maestro” (II Timoteo 2:21).

Creemos que el mismo principio se aplica cuando se trata de señalar a la gente a Pablo como nuestro apóstol. En Hechos 16:16, “una joven poseída de espíritu de adivinación” siguió a Pablo, diciendo:

“Estos hombres son los siervos del Dios Altísimo, que nos muestran el camino de la salvación.

“Y esto hizo ella muchos días. Pero Pablo, entristecido, se volvió y dijo al espíritu: Te mando en el nombre de Jesucristo que salgas de ella” (v. 17,18).

Lo que el diablo estaba diciendo era cierto, por supuesto, pero eso no impidió que Pablo silenciara el testimonio ofrecido por una fuente tan cuestionable. Y así, cuando nosotros, como creyentes de la gracia, tratamos de convencer a nuestros hermanos de que solo Pablo es el siervo de Dios que nos muestra el camino de la salvación en esta dispensación, nuestro testimonio será recibido mucho más fácilmente si nuestras vidas “adornan la doctrina de Dios nuestro Salvador en todas las cosas” (Tito 2:10). Cualquier otra cosa haría que Pablo, si estuviera aquí para verlo, se entristeciera tanto con nosotros como lo estuvo con la joven poseída por el espíritu de adivinación.

Nuestra frustración nacional

La administración ha estado lanzando un contraataque contra lo que llama “el creciente estado de ánimo de frustración nacional” por la contienda con la Unión Soviética. Este “estado de ánimo de frustración nacional” se refleja a diario en la prensa, la radio y la televisión. Muchas de las noticias, últimamente, son desalentadoras. Pero esta frustración nacional no es básicamente el resultado del ruido de sables soviético; es el resultado de nuestra propia decadencia moral y espiritual, porque los mismos periódicos que publican tantas malas noticias sobre el comunismo, están llenos de informes de borracheras, violaciones, asesinatos, corrupción en los negocios y el gobierno, y todo tipo de inmoralidad, vicio y crimen. ¿Y cuál es la razón de toda esta maldad? Estados Unidos se está alejando cada vez más de la Biblia y su mensaje acerca de Cristo y su obra redentora. Mientras proclaman la bondad inherente del hombre, los hombres están demostrando su maldad inherente y su necesidad de salvación.

Sin embargo, los verdaderos cristianos no se sienten frustrados por las circunstancias actuales. Reconociendo que son indignos en sí mismos y confesando a Cristo como Aquel que “llevó nuestros pecados en su cuerpo sobre el madero” (I Pedro 2:24), se regocijan de estar ante Dios “aceptados en el Amado [Uno] ” (Efesios 1:6). “Justificados, pues, por la fe, [ellos] tienen paz para con Dios por medio de nuestro Señor Jesucristo” (Rom. 5:1) y piden Su ayuda en todo lo que hacen. Lejos de frustrarse, el verdadero creyente en Cristo exclama con Pablo: “Gracias a Dios, que siempre nos hace triunfar en Cristo” (II Cor. 2:14).

¿Los hombres lo consideran el perdedor porque es despreciado y a veces perseguido por aquellos que no comparten su preocupación por el pecado y la salvación? Él responde: “No, en todas estas cosas somos MÁS QUE VENCEDORES, por medio de Aquel que nos amó” (Rom. 8:37). ¿Tiene miedo? Para nada. Disfrutando de una relación personal con Dios, dice: “ÉL HA DICHO: NUNCA TE DEJARÉ, NI TE DESAMPARARE, PARA QUE PODAMOS VALIENTEMENTE DECIR:… NO TENDRÉ MIEDO DE LO QUE PUEDA HACERME EL HOMBRE” (Hebreos 13:5). ,6).

El valor de los cuatro evangelios

Nuestro apóstol Pablo escribió: “Toda la Escritura… útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia” (2 Timoteo 3:16). Mateo, Marcos, Lucas y Juan fueron escritos por y para la nación de Israel bajo la ley, de acuerdo con su esperanza terrenal y milenaria. Es en las epístolas de Pablo que encontramos la doctrina, posición, andar y destino para nosotros, la Iglesia, el Cuerpo de Cristo, hoy bajo la gracia. Sin embargo, es de gran valor estudiar los cuatro Evangelios. Son “provechosos” para nuestra vida espiritual.

Cuando estaba tomando clases en el Instituto Bíblico Berea en Slinger, Wisconsin, tomé una clase de Misiones. El pastor y misionero Joe Watkins fue mi instructor. En una clase, señaló lo que percibía como una debilidad en el movimiento de la gracia: que con demasiada frecuencia éramos culpables de descuidar los cuatro Evangelios. Él dijo: “Ese también es nuestro Salvador. Hay mucho que podemos aprender de Su amor, humildad, compasión y bondad”. Luego, el pastor Watkins compartió un ejemplo: la curación del leproso en Marcos 1.

“Y vino a él un leproso, rogándole, y arrodillándose ante él, y diciéndole: Si quieres, puedes limpiarme. Y Jesús, movido a compasión, extendió la mano, y lo tocó, y le dijo: Quiero; sé limpio” (Marcos 1:40-41).

El pastor Watkins señaló que nadie tocaba a un leproso. Pero al sanar a este hombre, el Señor fue “movido a compasión, extendió su mano y lo tocó”. No necesitaba tocarlo para curarlo. Todo lo que necesitaba hacer era decir la palabra. Pero ese hombre no había sentido un toque humano en años. Así, por Su gran compasión, el Señor se acercó, lo tocó y dijo: “Sé limpio”.

Como Pablo, debemos enseñar “todo el consejo de Dios” (Hechos 20:27). En mi pastorado en la Iglesia Bíblica Kettle Moraine en West Bend, Wisconsin, tanto en la Escuela Dominical como en el Servicio de Adoración, enseñé una serie de mensajes de los cuatro Evangelios. Compartí cómo el Señor vivió bajo la ley y la guardó perfectamente, cómo enseñó a Israel a la luz de la Tribulación venidera y su esperanza del Reino terrenal, y cómo los Evangelios describen al Señor como Profeta, Sacerdote, Rey, Dios y hombre. . Sobre todo, como me había mostrado el pastor Watkins, me aseguré de enseñar sobre el amor y la misericordia de nuestro Salvador. Y como resultado de una serie sobre los milagros de Cristo, una mujer en la asamblea compartió que, aunque había sabido durante años cómo dividir (trazar) correctamente la Palabra, fueron las diferencias en los cuatro Evangelios las que realmente la ayudaron a ver la verdad de gracia para el Cuerpo de Cristo hoy. ¡Hay valor en aprender los cuatro Evangelios!

Enemigos en lugares altos

Si bien es bueno tener amigos en lugares altos, ¡el pueblo de Dios tiene enemigos en lugares altos!

“Porque no tenemos lucha contra sangre y carne, sino contra principados, contra potestades, contra los gobernadores de las tinieblas de este mundo, contra la maldad espiritual en las alturas” (Efesios 6:12).

La palabra griega para “alto” aquí es epouranios, que en otros lugares se traduce como “celestial”, “celestial” y “en los cielos”. Solo aquí se traduce como “lugares altos”, una frase que siempre se encuentra en otros lugares del Antiguo Testamento, donde se asociaba con la adoración del falso dios Baal (Núm. 22:41; Jer. 19:5; 32:35). ) e idolatría (II Crónicas 14:3). Es por eso que Dios se enojó cuando Israel permitió que estos lugares altos existieran en medio de ellos (Sal. 78:58), y por eso se agradó cuando fueron quitados (II Reyes 18:1-4) y disgustado cuando no lo fueron (II Reyes 12:3; 14:4; 15:4,35).

Pero aquí está el truco. ¡Por extraño que parezca, a menudo se adoraba a Jehová en estos lugares altos en la adoración de ídolos (II Reyes 17:32; II Crónicas 33:17)! Si eso suena familiar, es porque fusionar la adoración de Dios con la idolatría es un dispositivo que Satanás usó durante siglos durante la Edad del Oscurantismo en la iglesia de Roma en nuestra propia dispensación.

Esta contaminación de la adoración todavía era fuerte cuando se tradujo nuestra Versión Autorizada, y podría ser la razón por la que los traductores tradujeron epouranios como “lugares altos” en nuestro texto. Es posible que hayan percibido que mientras que la “maldad espiritual” con la que lucharon era la hueste de ángeles caídos en los lugares celestiales, la esfera de acción de estos espíritus malignos en la tierra estaba en la iglesia romana cuyas imponentes catedrales les recordaban los “lugares altos” donde Dios fue adorado con ídolos en Israel.

En los días de Daniel, un espíritu inicuo luchó con un ángel enviado por Dios para tratar de evitar que un mensaje de Dios llegara a un hombre de Dios (Daniel 10:10-14). De manera similar, durante la Reforma, los reformadores lucharon con espíritus inicuos que trataron de ocultar el mensaje de la Palabra de Dios al pueblo de Dios usando la fuerza bruta de la iglesia romana que restringió Su Palabra al idioma latino que pocos podían leer. Los reformadores lucharon y los vencieron traduciendo la Biblia a los idiomas de la gente.

Hoy esos mismos espíritus inicuos se esfuerzan por frenar el mensaje de la Palabra de Dios para nosotros del pueblo de Dios, el mensaje del apostolado distintivo de Pablo. Esta es la batalla que peleamos aquí en el Berean Bible Society y es la lucha en la que usted también debe participar si quiere “pelear la buena batalla” (I Tim. 6:12). Es la “buena batalla” que Pablo peleó hasta su último aliento (II Timoteo 4:7). ¿Es tu lucha también?

No enseñes otra doctrina

En un lenguaje fuerte, el Apóstol pide a Timoteo que “mande a algunos que no enseñen otra doctrina”; ninguna otra doctrina, obviamente, que la que él les había enseñado. En 1 Tim. 6:3-5, cierra su epístola diciendo:

“Si alguno enseña lo contrario, y no consiente en palabras sanas, aun las palabras de nuestro Señor Jesucristo… de tal aléjate”.

En estos pasajes el Apóstol subraya la importancia de la fidelidad a ese mensaje enviado por el cielo y encomendado a él por revelación; ese mensaje que dice en Tit. 1:2,3 fue “prometido antes del comienzo de los siglos” pero dado a conocer “a su debido tiempo… mediante la predicación que me ha sido encomendada…”

Desde los días de Pablo, los líderes religiosos han sustituido otros mensajes por el que el Señor glorificado le encomendó a Pablo. La ley de Moisés, el Sermón del Monte, la “gran comisión” y Pentecostés se han confundido con el mensaje y el programa de Dios para la dispensación de la gracia. Esto es lo que ha desconcertado y dividido a la Iglesia y la ha madurado para la apostasía.

Con todo el pensamiento confuso acerca de los Diez Mandamientos y el Sermón del Monte hace cincuenta años, no era de extrañar que el modernismo arrasara a tantos con sus enseñanzas sobre Jesús de Nazaret, el Hombre de Galilea, siguiendo sus pasos, mejoramiento social, reforma política, etc. Multitudes estaban tan absortas en el evangelio social, tan ansiosas de ayudar a hacer del mundo un mejor lugar para vivir, que ni siquiera notaron o creyeron que los modernistas negaban los fundamentos mismos de la fe cristiana.

Pero el nuevo evangelicalismo de nuestros días es aún más peligroso. Es grande. Está bien financiado. es popular es sutil Quizás su mayor peligro radica en el hecho de que mientras se dice “conservador”, minimiza la importancia de los fundamentos y el peligro de apostatar de ellos.

Por lo tanto, las palabras inspiradas del apóstol Pablo: “Manda a algunos que no enseñen otra doctrina”, se necesitan con más urgencia en nuestros días que en los suyos.

Alcanzando la madurez real

Hablando espiritualmente, Pablo consideraba a Timoteo su “hijo en la fe” (I Tim. 1:2). Y, como cualquier padre, tenía aspiraciones nobles para su ser querido. En el Libro de II Timoteo, es muy específico acerca de cuatro cosas que quiere que Timoteo llegue a ser para el Señor.

Primero, quería que fuera un buen siervo del Señor (1:6). Dios le había dado un don espiritual temporal que no debía desperdiciarse, sino que debía usarse consistentemente en la iglesia local, donde tendría oportunidades y la obligación de usar esta habilitación divina.

Pablo también quería que Timoteo se convirtiera en un buen ganador de almas (1:8). Aparentemente, había verdaderos peligros para Timoteo al hacerlo, y existía el peligro de que se alejara de esta tarea esencial. Podría permitir que el temor de los hombres y sus reacciones le impidan compartir el evangelio. Si Timoteo no creció más allá de ese miedo, su falta de acción esencialmente estaría diciendo que estaba “avergonzado del testimonio de nuestro Señor”. ¡Qué recordatorio para nosotros también hoy!

Luego, Pablo quería que Timoteo fuera un buen estudiante de la Palabra (2:15). Específicamente, quería que él se aplicara diligentemente al estudio de las Escrituras para poder dividir correctamente la Palabra.

Finalmente, Pablo quería que Timoteo se aferrara fielmente a las doctrinas distintivas enseñadas únicamente por el apóstol Pablo (1:13,14), que continuara en ellas sin vacilar (3:14), y luego las enseñara a hombres fieles que estarían con él. él en la verdad dispensacional (2:2). A los ojos de Pablo, solo sería cuando Timoteo lograra estas cuatro metas que él sería un santo espiritualmente maduro.

En un sentido práctico, cada uno de nosotros hoy puede medir su propia madurez espiritual comparándonos con estas cuatro metas que Pablo tenía para Timoteo. Si usamos consistentemente nuestras capacidades dadas por Dios para el Señor en nuestra iglesia local, entonces hemos dado un paso hacia la madurez espiritual. Si somos audaces y fieles en dar el evangelio a las almas perdidas, hemos dado otro paso hacia la madurez en Cristo. Si estamos dispuestos a soportar las dificultades en el ministerio de Cristo, sin detener nuestro servicio, hemos dado un paso más en la madurez. Si somos inquebrantables en nuestra lealtad a las distintivas verdades dispensacionales de la Palabra de Dios, como las enseñó exclusivamente Pablo, habremos dado otro paso importante hacia la madurez espiritual.

Cuando los niños pequeños comienzan a caminar, dan un paso tambaleante a la vez. A veces se caen. Lo importante en su desarrollo hacia la madurez física es el proceso de volver a levantarse cuando se caen, sin inmutarse, y continuar caminando hacia una mayor estabilidad. Querido santo, si has caído en una de estas cuatro áreas de crecimiento en Cristo hacia la madurez espiritual, levántate y comienza a caminar de nuevo en la dirección correcta. Tu Padre Celestial está observando y esperando estar complacido con lo que elijas hacer a continuación.

La clave para un pastorado efectivo

El pastor más humilde, uno que ha tenido pocas oportunidades de formación formal y puede tener pocas dotes naturales, puede animarse sabiendo que, en última instancia, la clave para la verdadera eficacia en el pastorado es la espiritualidad. Y el mejor pastor, bien educado y generosamente dotado de talentos naturales, debería recordar esto, porque un ministerio grande y “exitoso” no es necesariamente bendecido y honrado por Dios, mientras que uno aparentemente insignificante puede ser ricamente bendecido.

Recuerde, el Apóstol Pablo se refirió a sí mismo como “desconocido, pero bien conocido”, como “pobre, pero enriqueciendo a muchos” (II Corintios 6:9,10). No podía jactarse de un gran respaldo organizacional, pero incluso sus colaboradores fueron llamados “esos que trastornan el mundo” (Hechos 17:6). El pastor verdaderamente espiritual puede saber poco acerca de los asuntos mundanos, pero dedicará mucho tiempo al estudio de la Palabra de Dios y será ferviente e instantáneo en la oración. No será engreído, ni altivo, sino que caminará humildemente, rogando a Dios todos los días que lo haga el pastor que debe ser.

El pastor verdaderamente espiritual será “crucificado en el mundo” y “huirá [de] las pasiones juveniles”. Amará verdaderamente a las almas perdidas y a la congregación que Dios le ha confiado y trabajará incansablemente por su bien. Se comportará como un siervo de Dios y confiará en que Dios lo usará para Su gloria.

¿Cómo puede un pastor así ser un fracaso total? La clave para un pastorado verdaderamente eficaz, entonces, no es la dotación intelectual, ni el logro académico, ni una educación completa, ni una preparación completa, y mucho menos la riqueza, la fama o el magnetismo personal; es espiritualidad, con su deseo de agradar a Dios y de conocer y obedecer su Palabra, bien trazada.