- Berean Bible Society - https://www.bereanbiblesociety.org -

Aceptado

En Efesios 1:6 el Apóstol Pablo canta una doxología, por así decirlo, “para alabanza de la gloria de la gracia de Dios, con la cual nos hizo aceptos en el Amado”.

En la historia del hijo pródigo, es conmovedor ver al padre aceptar a su hijo descarriado de vuelta a su seno, ¡y con tanta generosidad! No se limita a admitirlo de nuevo en su hogar; lo viste con su mejor túnica, le pone un anillo en la mano, zapatos en los pies y mata para él el ternero cebado para que llamen a todos a “comer y divertirse” en celebración de su regreso.

Pero el hijo pródigo era, después de todo, el hijo del padre, mientras que Pablo nos invita a los “gentiles en la carne” a recordar que originalmente estábamos “sin Cristo… extraños a la ciudadanía de Israel… ajenos a los pactos de la promesa, sin esperanza y sin Dios en el mundo” (Efesios 2:12).

Por lo tanto, es aún más conmovedor contemplar la graciosa aceptación de Dios de nosotros que no éramos hijos, sino “extranjeros” y “enemigos” (Col. 1:21).

La palabra “aceptado” en el pasaje anterior en realidad proviene de la palabra “gracia” (Gr. karis) con la que comienza el versículo: “…su gracia, con la cual nos ha honrado en el Amado”.

Así Dios nos mira ahora con deleite; Se deleita en favorecer y bendecir al creyente porque lo ve en Cristo, su Hijo amado.

Este pasaje nos recuerda cómo Dios una vez atravesó los cielos para declarar: “Este es mi Hijo amado, en quien tengo complacencia” (Mateo 3:17). Y ahora Él se deleita con nosotros y nos bendice con “toda bendición espiritual en los lugares celestiales” porque estamos en Cristo, el “Hijo Amado”. No es que hayamos alcanzado esta posición, ni mucho menos, porque “ÉL nos hizo aceptos”, ÉL nos ha honrado en el Amado.