- Berean Bible Society - https://www.bereanbiblesociety.org -

El apóstol de la gracia

La conversión de Saulo de Tarso fue un acontecimiento asombroso. Saulo aborreció el mismo nombre de Cristo. Lo blasfemó e hizo que otros fueran torturados para obligarlos a blasfemar ese santo nombre. Dirigió a su nación y al mundo en rebelión contra el Cristo resucitado y glorificado, el mundo que ya había repudiado y crucificado al humilde Jesús.

Pero cuando Saulo fue a Damasco, todavía “respirando amenazas y muerte contra los discípulos del Señor” (Hechos 9:1), Dios hizo algo maravilloso. En lugar de aplastar al líder de la rebelión del mundo, lo salvó. Cristo atravesó los cielos, por así decirlo, para hablar palabras de lástima a su mayor enemigo en la tierra. Como resultado, el espíritu rebelde de Saulo se quebró y en un momento el perseguidor despiadado se convirtió en el seguidor dócil y devoto de Cristo.

Más que esto, Saulo de Tarso, el perseguidor, se convirtió en Pablo el Apóstol. A él, el Señor glorificado le encomendó “la dispensación de la gracia de Dios” (Efesios 3:2) y “el evangelio de la gracia de Dios” (Hechos 20:24). Ahora iba por todas partes proclamando la gracia, diciendo a los hombres cuánto los amaba Dios, cómo Cristo había venido al mundo y había ido al Calvario para pagar la deuda del pecado del hombre para que los pecadores creyentes pudieran ser salvos.

“El evangelio de la gracia de Dios”, que se encuentra en las epístolas de Pablo, no culpa a nadie por la muerte de Cristo. Más bien presenta la cruz como una buena noticia. Declara que “tenemos redención por su sangre, el perdón de pecados según las riquezas de su gracia” (Efesios 1:7). Dice que “Dios sujetó a todos en desobediencia, para tener misericordia de todos” (Rom. 11:32) y que “donde abundó el pecado, sobreabundó la gracia” (Rom. 5:20). Así el pecador más vil puede creer y regocijarse en la conciencia de los pecados perdonados.