- Berean Bible Society - https://www.bereanbiblesociety.org -

El apóstol de la gracia

¿Sabías que San Pablo fue elegido por Dios como el apóstol de la gracia? Él fue el gran ejemplo de la gracia de Dios, el “principal de los pecadores” salvado por gracia (1 Timoteo 1:12-16). A él le fue encomendada “la dispensación de la gracia de Dios” (Efesios 3:2). Fue enviado a proclamar “el evangelio de la gracia de Dios” (Hechos 20:24).

Pablo escribió mucho más acerca de la gracia que cualquier otro escritor de la Biblia. Todas sus epístolas abren o cierran (o ambas) con el saludo “Gracia sea contigo”. Él declara:

“Tenemos redención por la sangre [de Cristo], el perdón de pecados según las riquezas de su gracia” (Efesios 1:7).

Él muestra cómo esta gracia fue planeada para los creyentes en épocas pasadas:

“Quien nos salvó y llamó con llamamiento santo, no conforme a nuestras obras, sino según el propósito suyo y [su propia] gracia que nos fue dada en Cristo Jesús antes de los tiempos de los siglos” (II Timoteo 1:9). ).

Él muestra cómo esta gracia será nuestra en las edades venideras:

“Para mostrar en los siglos venideros las abundantes riquezas de su gracia en su bondad para con nosotros en Cristo Jesús” (Efesios 2:7).

Muestra cómo esta gracia es mayor que todos nuestros pecados:

“Donde abundó el pecado, sobreabundó la gracia” (Rom. 5:20).

Él muestra cómo la gracia nos da una posición justa ante Dios:

“Siendo justificados gratuitamente por su gracia, mediante la redención que es en Cristo Jesús” (Rom. 3:24).

Muestra cómo la gracia de Dios ha dado a los creyentes una posición en el cielo:

“[Él]… nos ha hecho sentar en los lugares celestiales con Cristo Jesús… porque por gracia sois salvos por medio de la fe…”. (Efesios 2:6,8).

Muestra cómo la gracia de Dios es suficiente para nuestras dificultades y puede ayudarnos a vivir vidas cristianas coherentes:

“Bástate mi gracia” (II Cor. 12:9).

“Y poderoso es Dios para hacer que abunde en vosotros toda gracia, a fin de que, teniendo siempre todo lo suficiente en todas las cosas, abundéis para toda buena obra” (II Cor. 9:8).

Acepte la salvación “por gracia, por medio de la fe” como “don de Dios” (Efesios 2:8,9), y la vida eterna es suya.