- Berean Bible Society - https://www.bereanbiblesociety.org -

El evangelio de la salvación

La Palabra de Dios enseña: “La paga del pecado es muerte”. Cuando Cristo cruzó las estrellas y entró en este mundo de pecado y dolor, la muerte no tuvo poder sobre él. ¡Cristo no conoció pecado! Él era el Cordero de Dios sin pecado y sin mancha; por lo tanto, la muerte no pudo poner su helada mano sobre Su hombro.

Dime entonces, ¿cómo es que, al final de su ministerio terrenal, está sufriendo y muriendo en vergüenza y deshonra? Verás, Cristo no estaba muriendo por sus pecados, porque Él no conoció pecado (II Corintios 5:21; I Juan 3:5). Él estaba muriendo por tus pecados y mis pecados en ese madero cruel. Nuestros pecados e iniquidades fueron puestos sobre Él para que pudiera redimirnos para Dios a través de Su sangre preciosa.

Ahora Dios se dirige a un mundo perdido y moribundo con las buenas noticias del Calvario. Simplemente cree que Cristo murió personalmente por tus pecados y resucitó al tercer día, y Dios te salvará maravillosamente de la ira venidera, según las riquezas de su gracia. ¿Conoces el gozo de los pecados perdonados? Si no, “Cree en el Señor Jesucristo, y serás salvo” (Hechos 16:31; Rom. 10:13; I Cor. 15:3,4).