- Berean Bible Society - https://www.bereanbiblesociety.org -

El fruto del Espíritu

“Mas el fruto del Espíritu es amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fe, mansedumbre, templanza; contra tales cosas no hay ley” (Gálatas 5:22,23).

El “fruto del Espíritu” es esa combinación de gracias evidenciada en la vida de los creyentes que “caminan en el Espíritu”. Nunca cometamos el error de suponer que “el Espíritu”, en Gal. 5:22,23, se refiere al “espíritu del hombre que está en él” (I Cor. 2:11). Se refiere más bien al Espíritu Santo, el Espíritu de Dios, que mora en los creyentes. Las virtudes espirituales enumeradas anteriormente no brotan de ninguna bondad en nosotros, sino del Espíritu de Dios que mora en nosotros.

Luego, debemos observar que estas gracias no son producto del esfuerzo humano. El pasaje anterior declara que son fruto, y el fruto es el producto natural de la vida y el crecimiento. De hecho, “el fruto del Espíritu” se contrasta aquí con “las obras de la carne” (versículos 19-21), ¡y todas son malas!

Finalmente, es un hecho notable que las gracias que el Espíritu Santo produce en los creyentes rendidos ciertamente no son las que el mundo admira. El mundo admira la confianza en sí mismo, el respeto propio, los hombres hechos a sí mismos, la destreza intelectual, el magnetismo personal, la autoridad, etc., mientras que el Espíritu produce “amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fe, mansedumbre, templanza. ” Pero considere la diferencia. Un hombre puede tener confianza en sí mismo, perspicacia intelectual, poder político o de otro tipo, y todavía puede ser muy difícil vivir con él, pero no así con las virtudes que produce el Espíritu. De los que poseen estas gracias dice el Apóstol: “Contra los tales no hay ley”.