- Berean Bible Society - https://www.bereanbiblesociety.org -

El pecado mata – Cristo salva

La Biblia dice claramente que “todos los que sin ley pecaron, sin ley también perecerán; y todos los que en la ley pecaron, por la ley serán juzgados” (Rom. 2:12).

Algunas personas pasan por alto u olvidan el hecho de que, aparte de la Ley, el pecado mata. Esto es evidente.. La envidia, el odio, el vicio y el libertinaje disipan la estructura humana y la destruyen.

Es por eso que tantos en tierras paganas apenas viven la mitad de sus vidas. “El pecado, una vez consumado, da a luz la muerte” totalmente aparte de la ley y el juicio.

Pero Rom. 2:12 continúa diciendo que “todos los que en la ley pecaron, por la ley serán juzgados”. Pensemos en esto también.

Aquí, digamos, hay un hombre que comienza a tomar narcóticos. Se vuelve cada vez más profundo en la adicción a las drogas y tiene que hacer trampa y robar para conseguir el dinero para comprar más. Pronto su vida se arruina; es un desastre humano, completamente apartado de la ley.

Pero ahora la ley lo alcanza y hay una nueva situación. Es llevado a la corte y declarado culpable y enviado a la cárcel. Esta es la sanción legal por su crimen, un crimen que lo estaba destruyendo de todos modos. Así que la Ley no ayuda a los pecadores; sólo añade la justa condenación del pecado a los resultados naturales y deplorables del pecado.

¡Qué maravilloso, entonces, saber que la muerte de Cristo es una solución tan completa al doble problema del hombre! Romanos 5 explica cómo Cristo, en el Calvario, vino a rescatarnos, tanto en nuestra impotencia como en la condenación que significó nuestra ruina.

versículo 6: “Cuando aún éramos débiles… Cristo murió por los impíos”.

versículo 8: “Siendo aún pecadores, Cristo murió por nosotros”.