- Berean Bible Society - https://www.bereanbiblesociety.org -

El privilegio de la oración

“Él orará por ti” (Gén. 20:7).

Abimelec, rey de Gerar, había tomado como propia a la esposa de Abraham, pero lo había hecho inocentemente. Sara era una mujer hermosa y Abraham, temiendo por su vida, había dicho: “Ella es mi hermana”, y Sara había respondido por el subterfugio de Abraham, diciéndole a Abimelec: “Él es mi hermano”.

Pero para salvar a la pareja descarriada de las consecuencias de su propio pecado, Dios se apareció a Abimelec, advirtiéndole que si valoraba su vida, inmediatamente devolvería a Sara a su esposo: “y él orará por ti, y vivirás”.

¿Qué es esto? ¿Escuchará Dios las oraciones del culpable Abraham por el inocente Abimelec? Sí, porque Abimelec era un pagano que servía a otros dioses, mientras que Abraham, con todo su fracaso y pecado, era hijo de Dios.

La oración de Abraham sería, por supuesto, una confesión de su pecado y una súplica para que no se le imputara el cargo al inocente Abimelec —inocente de este pecado en particular— pero, sin embargo, fue Abraham, no Abimelec, quien tuvo acceso a Dios.

Muchas personas no salvas señalan los fracasos de los hijos de Dios y dicen: “Yo no sería culpable de eso”. Sin embargo, esas personas “buenas” se pierden, mientras que los pobres pecadores que han confiado en Cristo para la salvación son “aceptos en el Amado”.

“Acerquémonos, pues, confiadamente al trono de la gracia, para alcanzar misericordia y hallar gracia para el oportuno socorro” (Hebreos 4:16).