- Berean Bible Society - https://www.bereanbiblesociety.org -

Envejecer con gracia

Referencia de las Escrituras:

“No reprendas al anciano, sino exhórtale como a un padre; ya los más jóvenes como hermanos; las ancianas como madres; las menores como hermanas, con toda pureza.”
— 1 Timoteo 5:1,2

El Apóstol Pablo trata con muchos tipos diferentes de relaciones en sus epístolas, pero quizás la relación más delicada es con aquellos que son mayores en años. Al igual que las estaciones del año, cada uno de nosotros envejece gradualmente hasta que nos encontramos en el invierno de nuestras vidas. Los primeros 70 años normalmente están llenos de energía y vigor a medida que cumplimos los deseos de nuestro corazón. Pero si a causa de las fuerzas sobrevivimos más allá de este punto, las Escrituras indican que los días venideros estarán llenos de trabajo y tristeza. Trabajo, en el sentido de que incluso las cosas mundanas de la vida, como levantarse de una silla, se vuelven una carga.

Para complicar aún más las cosas, el dolor nos rodea como un vestido andrajoso mientras la muerte nos roba a los que amamos. No es de extrañar que Pablo nos exhorte a estimar a los miembros mayores del Cuerpo de Cristo como padres y madres. Su difícil situación merece nuestra sensibilidad y sus años de experiencia nuestro respeto. Además, nos vendrá muy bien recordar que algún día pronto seremos el patriarca o la matriarca.

En Eclesiastés, el sabio anciano Salomón, ya entrado en años, describe el proceso de envejecimiento que se acerca sigilosamente a nosotros como el leopardo que acecha a su presa.

“Acuérdate ahora de tu Creador en los días de tu juventud, mientras no vengan los días malos, ni lleguen los años, de los cuales digas: No tengo en ellos contentamiento” (Ecl. 12:1).

Algún día, la muerte se parará al pie de nuestro lecho y los “dolientes [recorrerán] las calles” susurrando: ¿Ha fallecido? Amados, hay miles de maneras de salir de este tabernáculo terrenal, pero quizás la más común hoy es cuando “se rompe el cántaro en la fuente”. En resumen, un infarto fatal.

“Entonces el polvo volverá a la tierra como era, y el espíritu volverá a Dios que lo dio” (vs. 7).

El aguijón de la muerte es el pecado, pero gracias a Dios que Cristo murió por nuestros pecados, quitando así su aguijón. Así, según las epístolas de Pablo, la muerte es meramente un pasaje a la vida eterna para todos aquellos que creen (I Cor. 15:55-57; Heb. 2:14,15). Nadie espera envejecer, pero con suerte lo haremos con gracia y dignidad. Como dicen: “No hay nada que temer, sino el miedo mismo”. ¡La sangre de Cristo es nuestra póliza de seguro de vida eterna que tiene un anexo que garantiza nuestra futura resurrección!