- Berean Bible Society - https://www.bereanbiblesociety.org -

Fidelidad a Nuestra Comisión

En los días de Pablo, su “predicación de Jesucristo según la revelación del misterio” encontró oposición por todas partes. Por proclamar fielmente el glorioso mensaje que le había sido encomendado, fue constantemente sometido a aflicción y oprobio. En una de sus primeras epístolas ya encontramos una larga lista de los peligros y persecuciones que para entonces había sido llamado a soportar (II Cor. 11:23-33) y esta oposición, amarga e implacable, continuó a lo largo de su ministerio. En su última carta, escrita desde la prisión de Roma, llama la atención sobre el carácter distintivo de su mensaje, y añade:

“En lo cual sufro aflicción como un malhechor, hasta las prisiones…” (II Tim. 2:7-9).

El sufrimiento casi constante al que fue sometido el apóstol de la gracia naturalmente tuvo su efecto sobre las almas tímidas. A algunos, que vieron la verdad y la gloria de su mensaje, les faltó valor para estar con él y darlo a conocer. Otros, que habían comenzado con él, se sintieron tentados, y algunos lo hicieron, a dar marcha atrás. De su primera aparición ante Nerón, el Apóstol tuvo que decir:

“A mi primera respuesta nadie estuvo a mi lado, sino que todos me desampararon; ruego a Dios que no les sea imputado” (II Timoteo 4:16).

A la luz de todo esto, no es extraño que Pablo escribiera a Timoteo:

“PORQUE DIOS NO NOS HA DADO ESPÍRITU DE TEMOR; SINO DE PODER, DE AMOR Y DE DOMINIO DOMINIO.

“POR TANTO, NO TE AVERGONZES DEL TESTIMONIO DE NUESTRO SEÑOR, NI DE MÍ SU PRISIONERO; PERO SÉ PARTICIPANTE DE LAS AFLICCIONES DEL EVANGELIO SEGÚN EL PODER DE DIOS” (II Tim. 1:7,8).

Tampoco es extraño que en II Timoteo 2:1-3 el apóstol exhorte a su hijo en la fe a “fortalecerse en la gracia que es en Cristo Jesús” y a “soportar penalidades como buen soldado de Jesucristo”, especialmente en vista del hecho de que él mismo necesitaba ayuda constante a este respecto. Al cristiano promedio le resultaría difícil imaginar que Pablo alguna vez necesitara oración para tener valor, sin embargo, cierra su epístola a los Efesios con la petición:

“Y [orad] por mí, para que se me dé palabra, para que abra mi boca con denuedo, para dar a conocer el misterio del evangelio,

“Por lo cual soy embajador en prisiones, para que en ellas hable con valentía, como debo hablar” (Efesios 6:19,20).
¡Oh, que todos los que han venido a ver la gloria del evangelio de la gracia de Dios oren esta oración por valentía!

Algunos pueden suponer que hoy se necesitaría poca audacia para proclamar la gracia en toda su pureza. ¿Quién es perseguido ahora, al menos en las tierras libres e iluminadas, por predicar la gracia de Dios? Ah, pero no te dejes engañar. Satanás no fue menos activo en su oposición a la verdad cuando Constantino exaltó a la Iglesia profesante a la prominencia que cuando sus predecesores la persiguieron y enviaron a sus miembros a la muerte a fuego y espada. De hecho, el diablo sin duda tuvo más éxito en los días de Constantino que cuando arreciaba la persecución. ¿Y supone algún creyente en la Palabra de Dios que Satanás ha cedido en su oposición a la verdad hoy, sólo porque los hombres, al menos en esta tierra, no son quemados en la hoguera o arrojados a los leones? No se deje engañar. La enemistad de Satanás contra Dios y contra Su Palabra continúa sin disminuir. Su odio al “evangelio de la gracia de Dios” es tan amargo, y su oposición a él tan resuelta como siempre lo fue. Pero bien sabe él que los constantes desalientos relacionados con estar en minoría a menudo logran silenciar a aquellos que se oponen a la persecución física.

Nosotros, que conocemos y amamos la verdad, determinemos por la gracia de Dios que nada nos hará infieles a nuestra gloriosa comisión; que, cualquiera que sea el costo, proclamaremos fiel y valientemente a otros el evangelio no adulterado de la gracia de Dios, “la predicación de Jesucristo, según la revelación del misterio”.