- Berean Bible Society - https://www.bereanbiblesociety.org -

Gracia no ganada

¿Alguna vez has notado que Dios no nos muestra a los grandes hombres de las Escrituras por su bondad personal? Casi invariablemente, sus registros están empañados por el fracaso y el pecado, pero Dios nos invita a mirar su fe, para ver lo que su fe hizo por ellos. Incluso aquellos que vivieron consistentemente una buena vida no son considerados por su valor personal, porque Dios conoce sus imperfecciones. Así Romanos 4:2,3 dice:

“Porque si Abraham fue justificado por las obras, tiene de qué gloriarse, pero no delante de Dios. Porque ¿qué dice la Escritura? Abraham creyó a Dios, y le fue contado por justicia.”

Y el versículo 6 continúa diciendo acerca de David:

“Así como también David describe la bienaventuranza del hombre a quien Dios atribuye justicia sin obras.”

Esto se debe a que el hombre no puede vivir una vida lo suficientemente buena como para hacerlo aceptable a Dios, porque con Dios solo la perfección es lo suficientemente buena. Un pecado arruinó la tierra; Dios no permitirá que un solo pecado eche a perder el cielo también. Es por eso que en gracia Él dio a Cristo para morir por nuestros pecados y para pagar la pena justa por nosotros. Debido al pago suficiente de Cristo en nuestro favor, Dios ahora puede ser “justo y el que justifica” a aquellos que ponen su fe en Cristo (Rom. 3:26).

El famoso capítulo once de la carta de Pablo a los Hebreos confirma el hecho de que la salvación, o la aceptación de Dios, no se obtiene por el esfuerzo humano, sino por la fe. Este gran capítulo sobre los héroes en el “Salón de la Fama” de Dios, comienza con las palabras: “Porque por ella [la fe] los ancianos alcanzaron un buen informe”, y luego continúa: “Por la fe Abel…”, “Por la fe Enoc …”, “Por la fe Noé…”, “Por la fe Abraham…”, etc., y cierra con la declaración:

“…todos estos…obtuvieron buen testimonio por medio de la fe…”