- Berean Bible Society - https://www.bereanbiblesociety.org -

Iglesia en llamas

Los periódicos de Chicago publicaron una noticia el otro día de una gran iglesia, quemada hasta los cimientos, con una pérdida de alrededor de medio millón de dólares. Nuestras condolencias están con el pastor y la congregación quienes, en el mejor de los casos, tendrán que continuar por un tiempo bajo arreglos improvisados.

Pero el relato me recordó la historia de otra iglesia en llamas. La multitud se había reunido para ver cómo los camiones de bomberos arrojaban agua sobre el edificio en llamas, cuando un hombre vio a un amigo entre la multitud. “¡Hola Bob!” gritó: “¡Esta es la primera vez que te veo en la iglesia!” “Bueno”, respondió el otro, “Esta es la primera vez que veo una iglesia en llamas”.

Escribimos esto como un llamamiento especial a los verdaderos cristianos nacidos de nuevo. ¿No es cierto que si los creyentes estuvieran más “a fuego” por Cristo, más completamente entregados a Él, aquellos que ahora están desinteresados ​​serían más propensos a interesarse y llegar a conocerlo como su Salvador? Muy pronto perdemos el interés o nos desanimamos y renunciamos. Por eso el Apóstol Pablo, ese incansable embajador de Cristo, escribió:

“Así que, hermanos míos amados, estad firmes y constantes, creciendo en la obra del Señor siempre, sabiendo que vuestro trabajo en el Señor no es en vano” (I Cor. 15:58).

Esta, repetimos, es su exhortación sólo a los creyentes, porque Dios no aceptará nuestro dinero ni nuestras buenas obras, hasta que primero hayamos aceptado “el don de Dios”, que es “la vida eterna, por Jesucristo Señor nuestro” (Rom. 6:23).

Acepte este regalo; confíe en el Cristo que murió por sus pecados y Él le dará mucho que hacer, el servicio más gratificante que cualquier hombre podría prestar.