- Berean Bible Society - https://www.bereanbiblesociety.org -

La clave para un pastorado efectivo

El pastor más humilde, uno que ha tenido pocas oportunidades de formación formal y puede tener pocas dotes naturales, puede animarse sabiendo que, en última instancia, la clave para la verdadera eficacia en el pastorado es la espiritualidad. Y el mejor pastor, bien educado y generosamente dotado de talentos naturales, debería recordar esto, porque un ministerio grande y “exitoso” no es necesariamente bendecido y honrado por Dios, mientras que uno aparentemente insignificante puede ser ricamente bendecido.

Recuerde, el Apóstol Pablo se refirió a sí mismo como “desconocido, pero bien conocido”, como “pobre, pero enriqueciendo a muchos” (II Corintios 6:9,10). No podía jactarse de un gran respaldo organizacional, pero incluso sus colaboradores fueron llamados “esos que trastornan el mundo” (Hechos 17:6). El pastor verdaderamente espiritual puede saber poco acerca de los asuntos mundanos, pero dedicará mucho tiempo al estudio de la Palabra de Dios y será ferviente e instantáneo en la oración. No será engreído, ni altivo, sino que caminará humildemente, rogando a Dios todos los días que lo haga el pastor que debe ser.

El pastor verdaderamente espiritual será “crucificado en el mundo” y “huirá [de] las pasiones juveniles”. Amará verdaderamente a las almas perdidas y a la congregación que Dios le ha confiado y trabajará incansablemente por su bien. Se comportará como un siervo de Dios y confiará en que Dios lo usará para Su gloria.

¿Cómo puede un pastor así ser un fracaso total? La clave para un pastorado verdaderamente eficaz, entonces, no es la dotación intelectual, ni el logro académico, ni una educación completa, ni una preparación completa, y mucho menos la riqueza, la fama o el magnetismo personal; es espiritualidad, con su deseo de agradar a Dios y de conocer y obedecer su Palabra, bien trazada.