- Berean Bible Society - https://www.bereanbiblesociety.org -

La intención de los diez

“Ahora bien, el fin del mandamiento es el amor nacido de un corazón puro, de una buena conciencia y de una fe no fingida” (I Timoteo 1:5).

“El mandamiento” aquí es una referencia a los diez mandamientos, mandamientos que Dios ve como uno solo (Santiago 2:10,11). El “fin” del mandamiento se refiere a la meta o intención de los diez mandamientos. Usamos la palabra “fin” de esa manera cuando preguntamos, “¿Con qué fin estás haciendo lo que estás haciendo?” El objetivo de Dios al dar los diez mandamientos fue la caridad, una palabra bíblica para amor. El objetivo de Dios al dar los mandamientos era lograr que los hombres amaran a Dios y a su prójimo. Si amas a Dios, no tomarás Su nombre en vano, y si amas a tu prójimo, ¡ciertamente no le darás falso testimonio ni le robarás sus cosas!

Pero la intención de los diez mandamientos no era solo hacer que la gente amara a Dios y a su prójimo. Fue para lograr que amaran “con un corazón puro”, y las únicas personas que tienen un corazón puro son personas salvas (Sal. 24:3,4). Por eso el Señor dijo: “Bienaventurados los de limpio corazón, porque ellos verán a Dios” (Mt. 5:8). Entonces, el objetivo de Dios al dar los diez mandamientos era que todos fueran salvos y obedeciéndolos con un corazón puro (salvo).

Ahora, no me malinterpreten, Dios aprueba cuando las personas no salvas obedecen Sus mandamientos. ¡Sabemos esto porque eso es lo que sucederá en el reino milenario! El reino comenzará con la muerte de todos los incrédulos de la tierra en la batalla de Armagedón. Nadie sino los puros de corazón entrarán en el reino que Cristo establecerá en la tierra. Pero las personas salvas que entren en el reino entonces tendrán hijos que ellos mismos deberán elegir ser salvos.

Y la mayoría de los niños en el reino milenial elegirán no ser salvos, tal como siempre ha sido el caso con los hijos de los hombres. Esto eventualmente resultará en que el Señor gobierne en medio de Sus “enemigos” (Sal. 110:2), “con vara de hierro” (Ap. 19:15), “en justicia” (Isa. 32:1), la justicia de los diez mandamientos. En ese día, todos en el planeta obedecerán los diez mandamientos, incluidos los no salvos, que obedecerán el mandamiento con un corazón impuro.

El problema de obedecer el mandamiento con un corazón impuro es que no cambia el corazón del hombre. Sabemos esto porque después del reino milenial, los enemigos que Dios tendrá que derrotar en la batalla de Gog y Magog se contarán “como la arena del mar” (Apoc. 20:7-9). ¡Claramente, 1000 años de obedecer los diez mandamientos con un corazón impuro no habrán cambiado los corazones de la gran mayoría de los hombres!

Es por eso que el objetivo de Dios al dar los diez mandamientos nunca fue que los hombres los obedecieran externamente mientras internamente estaban furiosos, esperando su oportunidad para rebelarse contra Él, como será el caso en el reino milenario. No, el objetivo de Dios al dar los mandamientos era salvar a la gente y obedecerlos con un corazón puro. Esa era la intención de los diez.

El proceso comienza cuando el incrédulo escucha los mandamientos y obtiene “el conocimiento del pecado” (Romanos 3:20; 7:7). Entonces puede ver su necesidad de un Salvador y creer en el evangelio. Esto entonces le permite obedecer los diez mandamientos con un corazón puro y con “una buena conciencia”. Los incrédulos no pueden obedecer los diez mandamientos por una buena conciencia, porque “aun su mente y su conciencia están contaminadas” (Tito 1:15).

Pero cuando un hombre salvo obedece los mandamientos de Dios, lo hace por “fe no fingida”. La palabra “fingir” significa pretender (I Sam. 21:13), así que la fe no fingida era fe genuina, ¡la misma que tenía Timoteo! (II Timoteo 1:5). En el reino milenial, los incrédulos tendrán que fingir fe, pero la meta del mandamiento en la dispensación de la gracia es “la caridad nacida de un corazón puro, de una buena conciencia y de una fe no fingida”. ¿Estás viviendo de acuerdo con la intención de Dios?