- Berean Bible Society - https://www.bereanbiblesociety.org -

Oración legítima

La oración, en los tiempos del Antiguo Testamento, se basaba en una relación de pacto con Dios, o era una apelación a Su naturaleza revelada como misericordioso, lleno de gracia, etc. Hoy se basa en la obra redentora de Cristo, cuya muerte nos abrió el camino. a la presencia del Padre. Por eso hoy se ofrece la oración aceptable “en el nombre del Señor Jesucristo”. Con la partida de nuestro Señor de este mundo a la vista, dijo a sus discípulos:

“Yo soy el camino, la verdad y la vida; nadie viene al Padre sino por mí” (Juan 14:6).

“Hasta ahora nada habéis pedido en mi nombre… Aquel día pediréis en mi nombre; y no os digo que pediré al Padre por vosotros, porque el Padre mismo os ama, porque vosotros me habéis amado…” ( Juan 16:24-27).

Así hoy oramos directamente al Padre en el nombre del Hijo.

Nuestras oraciones, sin embargo, son a menudo vacilantes y, a veces, el camino está tan oscuro ante nosotros que ni siquiera sabemos qué pedir. Así Pablo declaró: “Qué hemos de pedir como conviene, no lo sabemos” (Rom.8:26). Pero se apresuró a seguir esto con la declaración:

“Y sabemos que a los que aman a Dios, todas las cosas les ayudan a bien, esto es, a los que conforme a su propósito son llamados” (Romanos 8:28).

Por eso el apóstol Pablo anima al pueblo de Dios:

“Por nada estéis afanosos [ansiosos], sino sean conocidas vuestras peticiones delante de Dios en toda oración y ruego, con acción de gracias:

“Y la paz de Dios, que sobrepasa todo entendimiento, guardará vuestros corazones y vuestros pensamientos en Cristo Jesús” (Filipenses 4:6,7).

“Acerquémonos, pues, confiadamente al trono de la gracia, para alcanzar misericordia y hallar gracia para el oportuno socorro” (Hebreos 4:16).