- Berean Bible Society - https://www.bereanbiblesociety.org -

Pequeño cambio y un regalo gratis

¿Te ha estado preguntando el cajero del restaurante o la cajera del supermercado “¿Tienes los dos centavos?” o “No tienes el cambio, ¿verdad?” Si es así, es porque hay escasez de monedas en todo EE.UU. y lo será durante algún tiempo.

Todo tipo de máquinas que utilizan monedas han creado una escasez de monedas para otros fines. ¿No es extraño? Apenas vale la pena recoger del suelo un centavo en estos días, y el presidente Eisenhower llamó a nuestros dólares “dolarettes”, pero la gente parece estar gastando más dinero en pequeñas cantidades.

Puedes hacer más y más compras con monedas en estos días. Algunas personas dicen que puedes comprar cualquier cosa con dinero, pero están equivocadas, muy equivocadas.

Las cosas que más necesitamos no se pueden comprar con ninguna cantidad de dinero. El aire que respiramos, el agua que bebemos (pagamos solo por el servicio), el amor a la familia y amigos. Estas cosas no se pueden comprar. Y el tesoro más preciado de todos: la salvación, la vida eterna, no se puede comprar a ningún precio.

Dios no quiere nuestro dinero. Él lo llama “lucro sucio” (ganancia deshonesta). No se va a meter en el negocio de vender casas y solares en el cielo, mucho menos pervertirá la justicia y nos declarará inocentes a cambio de una contraprestación. Pero Él se compadece de nosotros y nos ama y Él puede y nos dará la vida eterna si confiamos en los méritos de Aquel que murió para pagar el precio por nuestros pecados.

“La dádiva de Dios es vida eterna en Cristo Jesús Señor nuestro” (Rom. 6:23).

“Porque por gracia sois salvos por medio de la fe; y esto no de vosotros, pues es don de Dios” (Efesios 2:8).

Nuestro Señor le dijo a la mujer samaritana:

“Si conocieras el don de Dios… lo habrías pedido…” (Juan 4:10).

¿Has preguntado?