- Berean Bible Society - https://www.bereanbiblesociety.org -

¿Por qué el silencio?

“Y los espíritus inmundos, cuando le vieron, se postraron delante de Él y dieron voces, diciendo: Tú eres el Hijo de Dios.

“Y les mandó estrictamente que no le diesen a conocer” (Marcos 3:11,12).

¿Alguna vez te has preguntado por qué el Señor no quería que estos “espíritus inmundos” lo dieran a conocer? Creemos que fue porque Él no quería que gente como ellos les contara a otros acerca de Él. Es decir, Él sabía que el testimonio de tales criaturas pecaminosas e inmundas lo lastimaría, no lo ayudaría. Él ya tenía suficientes personas pensando que estaba “confabulado” con los demonios (Mateo 12:22-24). Si la gente escuchó a los demonios testificar de Él, bueno, ¡ese no era exactamente el tipo de testimonio que Él necesitaba!

A menudo nos preguntamos si el Señor siente lo mismo hoy cuando en lugar de espíritus inmundos, los creyentes inmundos testifican a otros acerca de Él. No estamos sugiriendo que solo los santos que obtengan “A” en conducta deben ser testigos, porque ninguno de nosotros es perfecto. Tampoco estamos diciendo que Dios no puede usar el testimonio de hombres pecadores, porque si Él puede usar el burro de Balaam para hablar Sus palabras, ciertamente puede usar a los creyentes carnales. Pero no podemos dejar de pensar que si Dios “tuviera sus preferencias”, preferiría usar a un santo que se haya purgado de la inmundicia y sea “único para el uso del Maestro” (II Timoteo 2:21).

Creemos que el mismo principio se aplica cuando se trata de señalar a la gente a Pablo como nuestro apóstol. En Hechos 16:16, “una joven poseída de espíritu de adivinación” siguió a Pablo, diciendo:

“Estos hombres son los siervos del Dios Altísimo, que nos muestran el camino de la salvación.

“Y esto hizo ella muchos días. Pero Pablo, entristecido, se volvió y dijo al espíritu: Te mando en el nombre de Jesucristo que salgas de ella” (v. 17,18).

Lo que el diablo estaba diciendo era cierto, por supuesto, pero eso no impidió que Pablo silenciara el testimonio ofrecido por una fuente tan cuestionable. Y así, cuando nosotros, como creyentes de la gracia, tratamos de convencer a nuestros hermanos de que solo Pablo es el siervo de Dios que nos muestra el camino de la salvación en esta dispensación, nuestro testimonio será recibido mucho más fácilmente si nuestras vidas “adornan la doctrina de Dios nuestro Salvador en todas las cosas” (Tito 2:10). Cualquier otra cosa haría que Pablo, si estuviera aquí para verlo, se entristeciera tanto con nosotros como lo estuvo con la joven poseída por el espíritu de adivinación.