- Berean Bible Society - https://www.bereanbiblesociety.org -

Postres vs Gracia

¡Es un hecho interesante que en este tiempo de impiedad y anarquía se hable tanto de lo que todos merecemos! Los anuncios en los periódicos y comerciales en la radio y la televisión preguntan:

“¿No te mereces el mejor automóvil?”

“¿No se merecen sus hijos lo mejor?”

“¿Tu bebé no se merece Pampers?”

E incluso, “¿Tu perro no se merece a Alpo?”.

Bueno, ¿realmente te mereces el mejor auto? ¡Por favor, no respondas eso! ¿Sus hijos merecen lo mejor, siempre? Si es así, seguramente tiene hijos modelo, ¡para nada como sus padres! ¿Y tu bebé merece Pampers? ¡Eso es gracioso! ¿Y tu perro se merece Alpo? ¡Eso es ridículo! Los perros no te “aman” ni te obedecen por ninguna consideración moral, ni tampoco tu bebé, por adorable que sea. Y en cuanto a usted y sus hijos, incluido el bebé, la Biblia tiene algo que decir sobre este tema.

La Biblia dice que “el pecado entró en el mundo por un hombre, y por el pecado la muerte; y así la muerte pasó a todos los hombres por cuanto TODOS pecaron [es decir, en Adán]” (Rom. 5:12). Tú y yo estábamos “en Adán” cuando pecó. Cuando él pecó, nosotros pecamos. Negue esto y también podría estar de acuerdo con el asesino que argumentó: “Mis pies y piernas no lo hicieron; mis oídos y mi nariz no lo hicieron; solo mi mano y una o dos partes de mi cuerpo lo hicieron, por lo que el resto debería quedar libre”.

Nosotros, los creyentes en Cristo, debemos agradecer a Dios que nuestro bendito Señor tomó sobre Él nuestro justo postre cuando murió por nuestros pecados en el Calvario. Por eso la Palabra de Dios dice:

“Declaramos, digo, en este tiempo, Su justicia para la remisión de los pecados… para que [Dios] sea el justo, y el que justifica al que cree en Jesús.

“¿Dónde está entonces la jactancia? Está excluida” (Rom. 3:25-27).