- Berean Bible Society - https://www.bereanbiblesociety.org -

Reflexiones sobre Efesios

¡No hay epístola en la que encontremos más acerca de la gracia de Dios que la grandiosa y maravillosa epístola de Pablo a los Efesios! Es una de sus epístolas de la prisión y, curiosamente, él estaba real y literalmente en la cárcel por contar un secreto, el secreto del misterio (Efesios 6:19,20). Evidentemente, tuvo mucha oposición al tratar de dar a conocer este secreto. Eso es bastante inusual, ¿no?

La epístola a los efesios probablemente fue escrita alrededor del año 64 d.C., y evidentemente fue enviada por mano de un hombre llamado Tíquico (6:21,22), junto con otras dos cartas, una a los colosenses (Col. 4:7-9), y a Filemón (Col. 4:7-9 cf. File. 10-12). ¡Nunca, nunca se confiaron documentos más valiosos a manos humanas!

Ahora, en las epístolas anteriores de Pablo, aprendemos mucho sobre el cambio y el desarrollo dispensacional, pero en Efesios hemos llegado y nos encontramos en el terreno espiritual más alto y más amplio. Aquí el Espíritu Santo nos revela, en toda su plenitud, esas benditas verdades que distinguen esta dispensación de otras.

Por ejemplo, el misterio o el secreto sagrado se revela aquí en toda su plenitud. Él dice que este secreto ahora se da a conocer (1:9) a través de él (3:1-3), pero es para que todos lo vean (3:9), porque se trata de nuestra estrecha relación con Cristo (5:30, 32). Y puesto que Satanás se opondrá a la proclamación de este secreto, se necesita valentía para proclamarlo (6:19,20).

En esta epístola, se enfatiza el único Cuerpo de Cristo, la Iglesia de esta dispensación. Todo el cuerpo, dice, es la plenitud, el complemento, la plenitud de Cristo (1:23). Él dice que Dios está haciendo un nuevo hombre hoy (2:15), reconciliando a judíos y gentiles consigo mismo en un solo cuerpo (2:16), un cuerpo unido (3:6), en el cual debemos guardar la unidad del Espíritu. (4:3,4). El Cuerpo, dice, debe crecer, y debe edificarse en amor (4:11-16). Cristo es la Cabeza del Cuerpo y su Salvador (5:23), y nosotros somos los miembros (5:30). ¡Cuán cerca eso trae a todos los creyentes unos de otros! ¡Cuanto nos acerca a Cristo!

Nuestra posición en los lugares celestiales se destaca de manera prominente en esta epístola. Leemos que, inmediatamente después de la conversión, somos bendecidos con toda bendición espiritual en los lugares celestiales (1:3). Se nos dice que el poder de Dios al resucitar a Cristo de entre los muertos y exaltarlo por encima de todo ahora se extiende a nosotros, los que creemos (1:19-21). Posicionalmente, dice, ya hemos sido resucitados de entre los muertos y sentados en los lugares celestiales (2:6). Ahora, dice, nos corresponde ocupar este puesto por la fe, como testigos a los principados y potestades en los lugares celestiales (3:10). Por tanto, debemos luchar con los gobernantes de las tinieblas de este siglo, espíritus inicuos en los lugares celestiales (6:12). Y para esto, dice, vamos a necesitar toda la armadura de Dios (6:10,11).

En esta epístola, todo es gracia. Lea Efesios y vea cómo está impregnado de gracia. Incluso el saludo habla de gracia y paz (1:2). Compare eso con lo que leemos acerca de la segunda venida de Cristo a esta tierra, donde vendrá para juzgar y hacer la guerra (Ap. 19:11). ¡La gracia y la paz son exactamente lo opuesto al juicio y la guerra! Gracias a Dios que aún no ha declarado la guerra. Todavía no ha visitado este mundo en juicio. Todavía ofrece a los pecadores en todas partes, y a los santos, por supuesto, en mayor medida, gracia y paz.

Ahora la doxología, ¡oh, qué doxología de la gracia! La doxología en la epístola a los Efesios es la más larga de todas las doxologías de Pablo, y en el original es su oración más larga. Somos bendecidos porque somos escogidos por Dios Padre para alabanza de Su gloria (1:4-6). Somos hechos aceptos en el Hijo para alabanza de Su gloria. Somos sellados por el Espíritu para la alabanza de Su gloria. ¡Gloria al trino Dios! ¡Gloria por su gracia!

También leemos cosas individuales sobre el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo. A lo largo de esta epístola, todo emana del Padre. El Padre es siempre la fuente. El Padre nos ha elegido (1:3,4) según el beneplácito de su voluntad (v. 5), según las riquezas de su gracia (vv. 6,7), según su beneplácito (v. 9 ), según el propósito de Aquel que hace todas las cosas según el designio de su voluntad (v. 11), según la operación de la potencia de su fuerza (v. 19), y según su propósito eterno (3:11) . Hay más sobre eso en la epístola, mostrando que todo encuentra su fuente en la voluntad de Dios.

Entonces vemos cómo nuestra salvación se centra en el Hijo. Él es siempre la segunda persona en la Trinidad. Su lugar está siempre en medio. Leemos, por ejemplo, que somos bendecidos con toda bendición espiritual en Cristo (1:3), y tenemos redención por su sangre (v. 7), en quien somos grandemente enriquecidos (v. 11), en quien también somos salvos (v. 13), y sellados (v. 13). ¡Piensa en eso! Estamos en Cristo, ya causa de Su obra terminada, el creyente está sellado hasta el día de la redención.

Entonces llegamos al Espíritu. Todo se reduce a nosotros a través o por la operación del Espíritu. Somos sellados por el Espíritu (1:13), y tenemos acceso a Dios Padre por el Espíritu (2:18). Somos una habitación de Dios a través del Espíritu (2:22), y somos fortalecidos por el Espíritu (3:16). No debemos contristar al Espíritu (4:30), sino producir el fruto del Espíritu (5:9). Debemos ser llenos del Espíritu (5:18), usar la espada del Espíritu (6:17), y debemos orar en el Espíritu (6:18).

¡Qué tremenda, tremenda epístola!