- Berean Bible Society - https://www.bereanbiblesociety.org -

Un caso de identidad equivocada

¿Escuchó sobre el operador del 911 que un día respondió una llamada de un hombre que parecía frenético y que dijo: “Mi esposa está de parto y sus contracciones tienen solo un minuto de diferencia”? Cuando el operador preguntó: “¿Es este su primer hijo?” el hombre respondió: “¡No, idiota, este es su esposo!”. ¡Un claro caso de identidad equivocada!

A menudo vemos otro caso de identidad equivocada cuando los hombres leen las palabras de Pablo en I Timoteo 3:16:

“E indiscutiblemente, grande es el misterio de la piedad: Dios fue manifestado en carne, justificado en el Espíritu, visto de los ángeles, predicado a los gentiles, creído en el mundo, recibido arriba en gloria.”

La mayoría de los comentarios insisten en que Pablo está hablando del Señor Jesús, y es cierto que Él era Dios “manifestado” en carne (Juan 1:14). Pero no era un “misterio” que Dios se manifestaría en la carne del Señor Jesús, había sido profetizado (Isa. 7:14 cf. Mt. 1:23). Pablo en realidad está hablando de “la iglesia, la cual es Su Cuerpo” (Efesios 1:22,23). Hoy Dios se manifiesta en nuestra carne (II Corintios 4:10,11). Este fue “un gran misterio” (Efesios 5:32), por lo tanto, “¡grande es el misterio de la piedad!” La palabra “piadoso” significa semejante a Dios, y Cristo no era como Dios, ¡Él era Dios! ¡Nosotros somos los que se supone que somos piadosos! Este entendimiento también encaja mejor en el contexto, porque Pablo había estado hablando de la iglesia (I Timoteo 3:1-14), no de la vida terrenal de Cristo.

Aquellos que creen que Pablo está hablando de Cristo aquí dicen que Dios fue “justificado en el Espíritu” en Mateo 3:16. Pero el bautismo del Señor no justificó a Dios, ¡identificó a Cristo! (Juan 1:31-34). Pero Dios fue justificado en nosotros. Verá, durante miles de años los hombres pensaron que Dios era injusto al salvar a adúlteros y asesinos como David. Pero nuestro apóstol Pablo explicó cómo Dios podía ser “Justo, y el que justifica al que cree” cuando explicó cómo Cristo pagó por nuestros pecados al convertirse en nuestra “propiciación” (Rom. 3:26).

Es cierto que Cristo fue “visto de los ángeles” (Mt. 4:11; Lc. 22:43; Hch. 1:9,10) pero esto tampoco fue un misterio (Sal. 91:11 cf. Mt. 4:6, 7). Sin embargo, era un misterio que el Cuerpo de Cristo existiera (Efesios 3:1-9) y mucho menos que los ángeles lo vieran (v. 10). Además, Dios definitivamente no fue “predicado a los gentiles” cuando Cristo estuvo aquí en la tierra (Mt. 10:5,6; 15:24; Rom. 15:8). Pero Él fue predicado a los gentiles por Pablo (Rom. 15:16; Ef. 3:8, etc.), y por miembros del Cuerpo de Cristo desde entonces.

Finalmente, Dios no fue “creído en el mundo” cuando Cristo lo predicó, pero Él fue creído en el mundo a través de Pablo (Col. 1:6). Y mientras Dios fue “recibido arriba en gloria” en Cristo (Marcos 16:19), la ascensión del Señor no fue un misterio (Salmo 68:18). Pero es un misterio que seremos recibidos arriba en gloria (I Corintios 15:51,52). Sé que Pablo dice que Dios “fue” recibido arriba en gloria, y aún no hemos sido arrebatados, pero Pablo era un profeta, y los profetas vieron las cosas futuras con tanta claridad que a menudo hablaban de ellas en tiempo pasado (cf. Isa. 53:5-12).

Hay muchos versículos que enseñan la deidad de Cristo (Isa. 9:6; Juan 1:14; 10:30; Col. 2:9), ¡así que no intente forzar esa preciosa doctrina en este versículo! En cambio, recuerda que en la dispensación de la gracia, si Dios no se manifiesta en tu carne, Él no se manifiesta en la carne de nadie. Así que vive tu vida de tal manera que otros cuestionen su incredulidad en Dios.