- Berean Bible Society - https://www.bereanbiblesociety.org -

Un día de pequeñas cosas

Cuando Zorobabel puso los cimientos del segundo templo después del cautiverio de Babilonia, muchos de sus compatriotas vieron el esfuerzo con desdén, creyendo que nunca llegaría a nada. El profeta Zacarías respondió a estos críticos de la siguiente manera: “Porque los que menospreciaron el día de las pequeñeces se alegrarán ” (Zacarías 4:8-10). Zacarías le recordó al pueblo que aunque la obra les pareciera insignificante, no debían despreciarla porque la mano del Señor estaba con Zorobabel.

Cuando Gedeón reunió un gran ejército para luchar contra los madianitas, de quienes se decía que eran como saltamontes sobre la tierra, el Señor redujo el número de las fuerzas de Gedeón a solo trescientos. A lo largo de las Escrituras hay un tema recurrente de que Dios está mucho más interesado en la calidad que en la cantidad. Cuanto menor es el número, mayor es la gloria y el honor y la adoración que recibe, lo cual se demuestra claramente en la historia de los trescientos de Gedeón.

A medida que avanzamos en el corredor del tiempo, aunque parezca que el Movimiento de la Gracia es pequeño e insignificante a los ojos de nuestros críticos denominacionales, deben tener mucho cuidado de no despreciar el día de las cosas pequeñas. Es cierto que somos pequeños en comparación con las mega-iglesias de nuestros días que a menudo nos consideran ciudadanos del cielo de segunda clase. Sin embargo, todo lo contrario es cierto si aplicamos el principio anterior desde el pasado. Para aquellos que nunca tomaron en serio el Mensaje de Gracia, en el Tribunal de Cristo, el Señor bien puede reconocer a todos aquellos que voluntariamente defendieron el apostolado y el mensaje de Pablo para la alabanza de Su gloria.

Así que nunca debemos desanimarnos por ser pocos en número, porque Dios nos ha honrado con un entendimiento de la Palabra, correctamente trazada. Pero esto no significa que debamos tener un concepto demasiado alto de nosotros mismos, ya que tenemos la responsabilidad dada por Dios de hacer ver a todos los hombres cuál es la comunión del Misterio. Y es esencial que llevemos a cabo este cargo hablando la verdad en amor (Efesios 4:15).

Si bien nos regocijamos de que se predique a Cristo en los círculos denominacionales, en su mayor parte se han desviado de la verdad del Mensaje de Gracia. Con esto en mente, ¿puedo pedirles que se unan a nosotros en oración para que pueda haber un último gran despertar de nuestros hermanos denominacionales al evangelio de Pablo antes de que seamos llamados a la gloria? Recuerde, Dios es poderoso para “hacer todas las cosas mucho más abundantemente de lo que pedimos o entendemos, según el poder que actúa en nosotros”.