- Berean Bible Society - https://www.bereanbiblesociety.org -

Un rescate para todos

“Porque hay un solo Dios, y un solo Mediador entre Dios y los hombres, Jesucristo Hombre; el cual se dio a sí mismo en rescate por todos, de lo cual se dará testimonio a su debido tiempo” (I Timoteo 2:5,6).

El hombre, en su condición presente, no es apto para estar en la presencia de un Dios santo. Si somos honestos con nosotros mismos, sentiremos la necesidad de un mediador, un intermediario, que pueda representarnos en la presencia de Dios. Job sintió esto cuando, al darse cuenta de esta necesidad, exclamó:

“No hay entre nosotros árbitro que ponga su mano sobre nosotros dos.” (Job 9:33).

Gracias a Dios, se ha provisto un “árbitro” o “mediador” para los hombres pecadores que puede actuar como intermediario entre los hombres pecadores y un Dios santo. Este Mediador es Cristo, Hijo de Dios e Hijo del hombre.

¡Qué bendición saber que el Hijo de Dios se hizo Hijo del hombre para que los hijos de los hombres pudieran llegar a ser hijos de Dios! Aunque perfecto y sin pecado, murió en la cruz del Calvario, deshonrado como malhechor, para que Su pago por el pecado pudiera ser acreditado a nuestra cuenta y pudiéramos estar ante Dios sin un solo pecado a nuestro cargo.

Aunque la muerte de Cristo por el pecado fue acreditada a todos los creyentes, incluso en épocas pasadas, no fue proclamada hasta algún tiempo después de la cruz, cuando Dios por gracia salvó a Saulo de Tarso, el primero de los pecadores (I Timoteo 1:15). Por eso el Apóstol declara que Cristo “se dio a sí mismo en rescate por todos, de lo que se dio testimonio a su debido tiempo”.

Fue cuando Saulo, el primero de los pecadores, fue salvo en el camino a Damasco, que Dios comenzó a mostrarle que Cristo había muerto como “rescate por todos”, y Dios lo envió a proclamar este glorioso mensaje.

Por eso las epístolas de Pablo están tan llenas de referencias a la salvación por la cruz, la muerte, la sangre de Cristo. Y es sobre esta base que el Apóstol ofrece a todos la salvación por gracia, mediante la fe en la obra consumada de Cristo, y proclama a todos la simple oferta de salvación: “Cree en el Señor Jesucristo, y serás salvo” ( Hechos 16:31).